Psicomotricidad, mente y movimiento

Jul 29, 20230 Comentarios

Psicomotricidad, mente y movimiento

29 Jul, 2023

¿QUÉ ES LA PSICOMOTRICIDAD?

La definición de psicomotricidad nos dice que es la relación que se establece entre la actividad de la mente humana y la capacidad de movimiento, entendemos entonces que cada movimiento de nuestro cuerpo, como levantar un brazo, va a asociado a un proceso mental por supuesto tan rápido y automático que es imperceptible.

¿Qué pasa cuando la mente humana presenta un problema o un deterioro?

Que suelen surgir problemas a nivel motriz. Si a eso le sumamos algún tipo de malformación física, bien congénita o adquirida, nos encontramos con personas con muchas dificultades a la hora de realizar cualquier actividad de su vida cotidiana, como simplemente caminar o por ejemplo peinarse.
Al final, una perdida en su calidad de vida.
El trabajo de la psicomotricidad es esencial a la hora de mantener y/o mejorar esas conexiones entre el cerebro y el sistema motor del cuerpo y es, a su vez, lo que pretendemos con nuestro taller de psicomotricidad.

Tipos de Psicomotricidad

Diferenciamos dos tipos de psicomotricidad:

Psicomotricidad gruesa: que se encarga de los movimientos que involucran grandes grupos musculares como las extremidades, el torso o incluso el cuerpo al completo.

Psicomotricidad fina: que se encarga de los movimientos que involucran grupos musculares pequeños que requieren de más precisión. Por ejemplo, los dedos de la mano, la boca, ojos.

Desde Casa Familiar Dr Juan Segura abordamos en talleres estos dos tipos. El primero con ejercicios de gimnasia terapéutica, natación, paseos y sesiones de expresión corporal adaptadas siempre por nuestro equipo de área funcional y terapeuta ocupacional. El segundo con sesiones específicas de trabajos de coordinación óculo manual, ejercicios rehabilitadores y funcionales, sesiones de estimulación sensorial, entre otros. Siendo un trabajo más individualizado según las características de cada persona a la que atendemos.

 

Conclusión

En conclusión, pretendemos con todo esto mejorar la calidad de vida de las personas residentes y usuarias proporcionándoles mayor autonomía. Por ejemplo, si una persona tiene problemas a la hora de la ducha ya que con su mano no puede coger una esponja o no tiene la suficiente coordinación para verter el jabón en ella, necesitará un apoyo constante en esa tarea y dependerá siempre de la posibilidad de acceso a ese apoyo. Si mejoramos sus facultades psicomotoras le daremos cierta autonomía y no será tan dependiente de apoyos y por lo tanto menos vulnerable.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias relacionadas

Pin It on Pinterest

Share This

Casa Familiar Dr. Juan Segura

¿Quieres darnos a conocer en tu ámbito social?, puedes hacerlo en cualquier momento usando estos iconos para compartir y comentar en tus redes sociales